Cooking-Recetas de Navidad



Recetas de Navidad
Una de las particularidades que tiene la Navidad es que nuestras casas se llenan de manjares, sobre todo apetitosos dulces y postres, que el resto del año intentamos evitar por aquello de mantener la línea. La única manera de salir airoso de este desafío es el ser comedido y no pasarse. Porque, ¿cómo privarse de disfrutar de nuestra exquisita repostería navideña?. ¿Cómo sería una Navidad sin turrón, mazapán, polvorones, pasteles de gloria, frutas glaseadas, garrapiñadas, peladillas y etc.? Desde luego, cualquier niño nos respondería que como un jardín sin flores. ¿Y cómo podemos eludir degustar un postre con tantas tentaciones? La verdad, a veces es mejor dejarse llevar, relajarnos en caso de que estemos siguiendo una dieta, que amargarnos, nunca mejor dicho, en nuestra lucha particular contra las calorías. Más pronto o más tarde acabaremos por picotear alguno de los deliciosos dulces navideños. Ante lo que se nos presenta como una lucha perdida, lo mejor será evitar los excesos y consolarse pensando que es sólo una vez al año. Sin perder de vista que muchas de esos postres refinados aportan a nuestro organismo vitaminas, proteínas, minerales y toda la energía necesaria para afrontar el desgaste de esos ajetreados días. Ya veis, el que no se consuela es porque no quiere. Feliz Navidad!

Dulces Navideños:

Almendrado de albaricoque

Ingredientes:
125 g de almendra molida
125 g de azúcar lustre
2 huevos
85 g de azúcar en polvo
2 cucharadas de confitura de albaricoque
Para el adorno:
100 g de confitura de albaricoque
100 g de azúcar cristalizado
Prepárense 2 ó 3 hojas de papel sulfurizado.
Preparación:
1.° Calentar el horno a una temperatura media (200º); cascar los huevos y separar las claras de las yemas.
2.° Verter en un recipiente la almendra molida, el azúcar lustre y las claras de huevo; mezclar cuidadosamente; luego se añade a esta pasta las 2 cucharadas de confitura de albaricoque y 85 g de azúcar en polvo.
3.° Recubrir una plancha metálica para el horno con hojas de papel sulfurizado; llenar de pasta un molde provisto de un mango del grosor del dedo meñique; depositar la pasta en forma de pastilla sobre las hojas de papel sulfurizado; espolvorear los almendrados con azúcar; formar un hueco en el centro de cada uno de ellos; ponerlos a cocer al horno durante unos 12 minutos.
4.° Cuando los almendrados están cocidos, se les separa de las hojas de papel; mojar ligeramente otra plancha metálica; deslizar las hojas de papel sobre esta otra plancha; poner encima los almendrados; dejarlos así algunos minutos y ponerlos después en una parrilla.

Polvorones

Ingredientes:
500 g de harina
300 g de mantequilla
250 g de azúcar
150 g de avellanas mondadas
1/2 decilitro de crema de leche fresca
Preparación:
1.° Se tuestan ligeramente las avellanas en el horno; cuando estén bien secas se frotan con la mano para desprenderles la fina piel que las envuelve; a continuación se reducen a polvo, con un mortero, cuidando de añadir un poco de azúcar para que no se hagan aceite (se pueden moler también con el molinillo).
2.° Se pasa la harina por el tamiz y se pone sobre la tabla de pastelería formando un volcán; se colocan en el centro las avellanas en polvo, la crema de leche fresca y la mantequilla.
3.° Se mezclan rápidamente todos los Ingredientes: con la harina sin sobar demasiado la pasta; se envuelve en un paño humedecido con agua y se deja durante media hora al fresco.
4.° Se preparan entonces las placas de pastelería; se alisan con un paño y se espolvorean con harina; se espolvorea igualmente la mesa y se extiende la masa con el rodillo hasta que no tenga más que un centímetro de grueso y se recortan los polvorones con un vaso y se van colocando sobre las placas.
5.° Se cuecen entonces en el horno calentado a alta temperatura hasta que estén cocidos y que se deshagan en la boca; al sacarlos del horno se espolvorean abundantemente con azúcar lustre.

Yemas de coco

Ingredientes:
275 g de coco seco rallado
375 g de azúcar fino
azúcar lustre para espolvorear
Elaboración:
1.° Poner el azúcar en un cazo sin estañar, disolverlo con un poco de agua y ponerlo sobre el fuego; cuando hierva espumarlo y dejarlo adquirir punto de bola.
2.° Al llegar a este punto mezclarle el coco rallado; trabajarlo bien con la espátula de madera; extenderlo sobre el mármol y dejarlo enfriar.
3.° Al quedar frío formar las yemas redondas, más o menos grandes, que se colocan sobre el mármol espolvoreado ligeramente con azúcar lustre.

Yemas de Santa Teresa

Ingredientes:
12 yemas de huevo;
200 g de azúcar fino molido.
Preparación:
Proceder igual que para la yema dura con la sola variante de perfumar el almíbar con un trozo de canela en rama y un trozo delgado de piel de limón (sacar ambos perfumes del almíbar antes de mezclarle a las yemas):
1.° En un cazo sin estañar echar el azúcar y disolverlo con un poco de agua; poner el cazo sobre el fuego y una vez haya empezado a hervir, espumarlo dejándolo cocer hasta adquirir punto de bola.
2.° Poner las yemas (perfectamente separadas de la clara) en un barreñito; trabajarlas un poco con el batidor y mezclarlas lentamente con el azúcar a punto sin dejar de removerlas con el batidor.
3.° Volver a echar todo ello (yemas y jarabe) en el cazo donde se coció el azúcar, ponerlo sobre fuego suave; con la espátula de madera removerlo continuamente dejándolo cocer más tiempo que para la yema clara, ya que deberá quedar dura al cocerse y estará en su punto al desprenderse con facilidad de las paredes del cazo.
4.° Adquirido este punto, retirar la yema del fuego y extenderla inmediatamente encima del mármol, dándole un espesor lo más delgado posible, con el propósito de enfriarla rápidamente ya que de lo contrario suele volverse verdosa por el centro.
5.º Darles forma redonda con las manos ligera mente untadas de aceite de almendras y pasarlas a continuación por azúcar lustre; al quedar secas colocarlas en cubiletes de papel.

Roscón de reyes

Ingredientes:
600 g de harina de primera (de trigo)
100 g más de harina para espolvorear la mesa;
150 g de azúcar
125 g de mantequilla
3 huevos
1 decilitro de agua de azahar
1 copita de ron
20 g de levadura prensada
cortezas de una naranja y un limón, ralladas
15 g de sal
150 g de fruta confitada (cidra, sandía, tronco de lechuga, etc.)
Preparación:
1.° Sobre la mesa o el mármol, tamizar la harina; reservar unos 100 g para espolvorear, y de los 600 g que restan tomar una cuarta parte (150 g) y, junto con la levadura desmenuzada y un poco de agua tibia, hacer una masa algo consistente que se redondeará hasta formar una bola; ponerla en un plato ligeramente enharinado, cubrirla con un paño pequeño y dejarla reposar en un sitio templado hasta que aumente al doble de su volumen.
2.° En una cacerola pequeña, poner la mantequilla, el azúcar, las ralladuras de naranja y limón y la sal; acercar aquélla al fuego para que se disuelvan los Ingredientes: en caliente, sin que lleguen a la ebullición.
3.° Con el resto de los 600 g de harina, formar la fuente (círculo) y en su interior romper los huevos e incorporar el ron y el agua de azahar; empezar a empastar añadiendo poco a poco la mezcla que tenemos en la cacerola; trabajar la masa vigorosamente como si se tratase de una pasta de brioche, hasta que se despegue de la mesa y quede fina y brillante.
4.° En este punto, mezclar la levadura fermentada, cortando la pasta sin golpearla hasta que la mezcla sea perfecta; trasladarla a un lebrillo bastante ancho, cubrirla con un paño y dejarla en sitio templado, durante 4 ó 5 horas para que crezca hasta el doble de su tamaño anterior; entonces, bajar la pasta trabajándola un poco hasta que adquiera el volumen que tenía al ponerla en el lebrillo; volverla a cubrir con el paño y dejarla en el mismo sitio 4 horas más.
5.° Pasadas éstas, volcar la masa sobre la mesa espolvoreada de harina; dividirla en trozos de 200 g o más, según de qué tamaño se desee hacer los roscones, como si se prefiere emplear la masa en uno solo; cada trozo se une bien, formando una bola que se deja reposar unos minutos más.
6.° Mientras, preparar la placa o placas en que se cocerá el roscón o roscones, ligeramente untada de mantequilla y espolvoreada de harina. La bola o bolas de pasta que tenemos reposando se agujerea por su centro y este agujero se ensancha como una rosquilla o madeja. Se pone sobre la placa introduciendo la sorpresa o muñequito por la parte de abajo (la que toca a la placa) del roscón. Si se coloca más de un roscón en una placa, deberá hacerse dejándolos bastante separados uno del otro, pues, como la pasta deberá crecer, se juntarían al cocerse.
7.° Una vez el roscón en la placa, colocar ésta en lugar templado para que vuelva a aumentar por última vez, hasta casi el doble de su volumen; en este punto, pintarlo superficialmente con huevo batido ayudándose de un pincelito y repartiendo suavemente por encima trozos de frutas confitadas cortados delgados y un cordón de azúcar granillo o molido; cocerlos a horno moderado con el fin de que se efectúe la cocción más bien lenta que precipitadamente.
Nota: El roscón de Reyes es un dulce bollo adornado con rodajas de fruta escarchada que la tradición manda tomar con una taza de chocolate el día de Reyes. Al confeccionarlo no hay que olvidar añadir una figurita o sorpresa escondida dentro de la masa del roscón. Pues se dice, también tradicionalmente, que a quien le toque o encuentre la sorpresa, tendrá que pagar el roscón.

Castañas a la crema

Ingredientes:
750 g de castaña
160 a 175 g (según el gusto) de azúcar en polvo
3 saquitos de azúcar avainillado
1 cucharada de ron o de coñac
60 g de mantequilla
3/4 de litro de leche
1/2 cucharadita de sal
Para la crema chantilly:
400 g de crema fresca de leche
75 a 100 g de azúcar en polvo
2 saquitos de azúcar avainillado
6 cucharadas de leche cruda
Preparación:
1.° Mezclar la crema fresca de leche y la leche cruda; poner en la parte más fresca del frigorífico, pero no en el congelador.
2.° Para pelar más fácilmente las castañas, prepararlas del siguiente modo: poner a hervir 2 litros de agua; mientras se calienta, hacer una incisión en la parte bombeada de las castañas que corte las dos pieles; cuando el agua hierva, echar en ella las castañas; dejar hervir 5 minutos; sacarlas de 3 en 3 con una espumadera; retirar las dos pieles a la vez.
3.° Poner en una marmita las castañas peladas, la leche y la sal; dejar cocer 45 minutos a fuego lento, removiendo de vez en cuando para que las castañas no se peguen al fondo de la marmita.
4.° Transformar las castañas en puré pasándolas por un tamiz fino (mejor que por un pasapurés mecánico).
5.° Añadir al puré de castañas el azúcar, la mantequilla y el azúcar avainillado; mezclar bien; añadir el ron o el coñac; mezclar de nuevo; trabajar rápidamente antes de que la mezcla se enfríe.
6.° Enjuagar un molde con agua fría; no secarlo; verter en él el puré caliente; alisar la superficie con la hoja de un cuchillo; poner en un sitio fresco; no meter en el frigorífico antes de que esté frío.
7.° Al cabo de 3 horas de enfriamiento más o menos, vaciar el puré del molde en una fuente de servir.
8.° Batir la crema mezclada con la leche (debe estar muy fría) hasta que la mezcla esté espumosa; añadir entonces el azúcar en polvo y el azúcar avainillado; volver a batir.
9.° Recubrir el puré de castañas con la crema chantilly sirviéndose de una manga con boquilla.
10.º Servir frío.
Nota: Siempre que tengamos alguna receta que implique cualquier preparación con chantilly, eso nos indica que el plato se tiene que servir frío.

Mantecadas de Astorga

Ingredientes:
1 docena de huevos frescos
500 g de harina en flor
500 g de mantequilla
500 g de azúcar fino
10 g de canela en polvo
Moldes de papel
Preparación:
1.° Batir en un recipiente hondo la mantequilla y el azúcar hasta que se forme una mezcla homogénea y cremosa.
2.° Cascar los huevos; separar las yemas de las claras.
3.° Añadir las yemas de los huevos poco a poco, batiendo sin interrupción la masa anterior para que se mezcle bien.
4.° Incorporar la harina y la canela en polvo, mezclando todo bien hasta conseguir una masa uniforme.
5.° Preparar los moldes de papel; rellenarlos hasta la mitad con la pasta preparada.
6.° Encender el horno a fuego moderado (180°), poner a cocer las mantecadas durante unos diez minutos, transcurridos los cuales se retiran del horno y se conservan en lugar seco. Se sirven con el molde de papel.



New! Comments

Have your say about what you just read! Leave me a comment in the box below.



Would you like to build a website Site Build It!










Enter your E-mail Address
Enter your First Name (optional)
Then

Don't worry — your e-mail address is totally secure.
I promise to use it only to send you Cooking,Food,WineLovers.